Logo Bogotá

Usted está aquí

Versión para impresión Send by email

El Distrito le sigue cumpliendo a las víctimas: Bogotá, epicentro de Paz y Reconciliación

Por: comunicaciondigital
Publicado el: Agosto 2020

El Plan de Acción Distrital, PAD, pondrá en marcha los planes de atención para las 354.633 víctimas del conflicto armado que viven en Bogotá, para lo cual contamos con más de $1.8 billones.

Bogotá le sigue cumpliendo a las víctimas del conflicto armado que residen en la capital del país. Por eso, continúa avanzando en la construcción de una ‘Bogotá, epicentro de Paz y Reconciliación’, un proceso que desarrollará a través del Plan de Acción Distrital, PAD, el instrumento que permitirá poner en marcha las metas para atender a las víctimas, a través de 19 entidades que conforman el Sistema Distrital de Asistencia, Atención y Reparación Integral a las Víctimas del Conflicto Armado (SDARIV).

Se trata, pues, de una herramienta histórica, en la que se tuvieron en cuenta las 354.633 víctimas que viven en Bogotá, por medio de sus representantes, y a la que llevaron un total de 132 propuestas relacionadas con: derecho a la vivienda, acceso a la educación superior, apoyo psicosocial y rehabilitación física. Desde febrero, el PAD le viene apostando a la elaboración de metas concretas que le apunten a una reparación integral y a una transformación real de las condiciones de vida de las víctimas del conflicto armado.

Dado que la llegada de la pandemia de la covid-19 generó graves efectos sociales, económicos y sanitarios, las metas establecidas y los recursos definidos para atender a las víctimas del conflicto armado engloban este otro factor. Así las cosas, el PAD le apunta a tres grandes metas: acceso a vivienda a través de 2.000 soluciones para víctimas del conflicto armado; educación superior para 830 personas a través de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y el Fondo de Educación Superior; y atención psicosocial a 14.400 víctimas.

Además, el Plan de Acción Distrital busca fortalecer los espacios de participación efectiva a través de la Mesa Distrital de Participación Efectiva de Víctimas y el Espacio Ampliado. Con ello, se garantiza la inclusión en el PAD del 3,94% de las 8.989.570 víctimas del país, que son las que habitan en Bogotá. Se realizarán 480 procesos de fortalecimiento de iniciativas ciudadanas y de víctimas del conflicto armado, víctimas de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario y víctimas de violencia política.

El PAD también contempla la implementación de 115 productos de pedagogía social y gestión del conocimiento en memoria para la paz y la reconciliación, con enfoque diferencial de género, edad y étnico. Por eso, otras metas concretas del PAD incluyen 15 acciones recreativas a la población víctima del conflicto armado, 11 torneos deportivos, 3 escuelas de formación deportiva para adultos víctimas del conflicto armado y la atención de 4472 niños, niñas, adolescentes y jóvenes víctimas del conflicto armado en los procesos de formación integral a través del deporte.

 

Para lograr estas metas, la Bogotá, epicentro de Paz y Reconciliación ha dispuesto de un presupuesto de más de 1,8 billones de pesos que tendrán que ser ejecutados en el periodo 2020-2024 La Atención a las víctimas; la Memoria, Paz y Reconciliación; la Prevención, la Protección y las Garantías de No Repetición; y la Reparación Integral son los ejes sobre los cuales trabajará el PAD en estos cuatro años de vigencia.

 

Pero, ¿de dónde nace el PAD?

El Plan de Acción Distrital emana del Comité Distrital de Justicia Transicional, CDJT, que es la máxima instancia de coordinación y articulación para la implementación de la Ley de Víctimas. Participan representantes de las entidades distritales y nacionales junto a delegados de las Mesas de Participación de Víctimas. Una de sus funciones consiste en el diseño e implementación del PAD que incluye, entre otros, planes de retorno y reubicaciones con carácter étnico y no étnico. 

El PAD 2020-2024, cuyo propósito es hacer de Bogotá un epicentro de Paz y Reconciliación, pondrá en marcha la implementación de dos instrumentos previstos en el Acuerdo Final para la terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera: los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), y la garantía del derechos de las víctimas a la verdad.