Bogotá.gov.co

Formulario de búsqueda

Facebook Storify Twitter youtube

“Todos los que vamos a ‘One Young World’ queremos cambiar el mundo”

Bogotá D.C., octubre 4 de 2017. María Alejandra Ramírez irradia el carisma de una joven con ganas de superarse para cambiar el mundo. Nació en El Agrado, Huila, municipio al que aspira volver y aportar a la sociedad todo lo que ha aprendido, quiere ser Personera Municipal para construir paz y ayudar a las víctimas. Ella hace parte del grupo de 170 jóvenes colombianos seleccionados para participar en la Cumbre ‘One Young World’, que este año se realiza en Bogotá desde hoy hasta el 7 de octubre.

 

Joven con liderazgo
 

Desde temprana edad, María Alejandra estuvo interesada en generar impacto en su comunidad. Cuando ella y su familia llegaron a La Argentina, Huila, donde su padre se desempeñaba como gerente del hospital municipal, la joven lo convenció de dejarla acompañar las brigadas que en principio eran de mantenimiento y aseo, pero que ella quería que el apoyo a la gente fuera mayor. Ese interés se lo trasmitió a su papá quien, además, empezó a enviar la unidad móvil del hospital a las jornadas.

 

Así, mientras se realizaban las actividades con los adultos también se le brindaba atención médica a la población y ella con el grupo que conformó con sus compañeros, su profesor y la psicóloga del colegio, realizaban lúdicas y juegos para los menores, a través de los cuales sensibilizaron a niños y niñas sobre el abuso sexual, brindándoles herramientas para prevenir estas situaciones.

 

También fue coordinadora del grupo juvenil de la parroquia del pueblo, donde organizaban eventos de esparcimiento con el objetivo de dar opciones para alejar a los jóvenes del consumo de drogas y alcohol.

 

Sobreviviente del conflicto armado
 

Sin embargo, su iniciativa la truncó el conflicto armado. Cuando asesinaron a su padre y amenazaron a su madre, María Alejandra y su familia huyeron de inmediato a otro municipio del departamento de Huila. “Eso fue lo que me hizo concientizar del conflicto porque donde vivía antes, en El Agrado, no pasaban estas cosas”, cuenta Alejandra en su relato. Así ‘aterrizó’ su familia en la realidad que vivían los municipios de las regiones más azotadas por la guerra. 

 

Al terminar de estudiar bachillerato, con el apoyo de su mamá, quien tiene una unidad productiva de costura, se fue a Neiva a hacer un curso de inglés y de ahí a Bogotá a continuarlo. A los 17 años, conoció que el Icetex daba préstamos condonables para educación, a través del Fondo de Reparación para el Acceso, Permanencia y Graduación en Educación Superior para la Población Víctima del Conflicto Armado. Se postuló y se lo aprobaron, pero la autorización del desembolso salió después de la fecha límite del plazo para pagar el semestre, así que consiguió prestada la plata sin tener la certeza si saldría o no.

Por esa razón, actualmente presenta un proyecto a la Universidad donde estudia y a otras de Bogotá, para que las personas que se postulen respaldadas por este Fondo tengan un plazo de pago posterior a la entrega de resultados, así no perderán el cupo por el factor económico.  

 

Movilizada por la paz
 

“Cuando empezaron las negociaciones de paz yo no estaba de acuerdo, pero después me concienticé de que, si no se pudo acabar la guerra en 50 años por la fuerza, nada perdíamos intentándolo de manera pacífica. Y a raíz de lo que pasó con el plebiscito creamos un grupo en Facebook que se llama ‘El Agrado se moviliza por la paz’. Con él quiero motivar a la gente de El Agrado a que se una a esta causa, porque me di cuenta que en los pueblos no hubo pedagogía para la paz, en mi pueblo la gente votó por el ‘No’ porque empezaron a decir que los huevos de 200 (pesos) iban a quedar en 500 (…) Esperamos poderle decir a la gente que el proceso sí sirvió”. La iniciativa de María Alejandra de crear el grupo también se dio para que ella y quienes conocen sobre temas de paz, de convocatorias y de actividades, los compartan con otros y se puedan coordinar movilizaciones en apoyo al Acuerdo de Paz.   

 

María Alejandra se prepara para trabajar y brindar apoyo a las personas, en especial a quienes han sido víctimas del conflicto, tiene propuestas para darle continuidad a proyectos de unidades productivas, organizar capacitaciones y generar convocatorias, que le den solución a los principales problemas de quienes vivieron la guerra y tuvieron que empezar de nuevo. “Con el apoyo que conseguí para estudiar y la unidad productiva de mi mamá, me siento un poco reparada, pero hay muchas víctimas que no han recibido nada, yo he sido afortunada porque tengo estudio, trabajo y dónde vivir”, apuntó.

 

La voz de las jóvenes víctimas en ‘One Young World’
 

Tener la oportunidad de hacer parte de ‘One Young World’ será una experiencia enriquecedora para María Alejandra, quien no sabía de qué se trataba la Cumbre hasta que conoció la convocatoria de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación. La iniciativa, que ofrecía un cupo para asistir al evento mundial, invitó a jóvenes víctimas del conflicto armado entre los 18 y 30 años a enviar una propuesta en la que contaran cómo contribuyen a la construcción de paz y la transformación en su comunidad.

 

Como ganadora del concurso, en este encuentro tendrá la oportunidad de compartir experiencias con jóvenes de todo el mundo y personajes reconocidos que han liderado transformaciones sociales. “Desde ya estamos conformado una red, los que vamos a representar a Colombia, con la que podremos articular muchas iniciativas, (…) mi expectativa es que logremos crear una red juvenil por el cambio del mundo, todos que vamos queremos cambiar el mundo”, comentó al respecto.

 

“Estoy comprometida con la construcción de paz en mi país, no solo porque soy víctima directa del conflicto armado interno sino porque considero que esta es la oportunidad de cambiar la historia de muchos años de guerra. En esta tarea los jóvenes jugamos un rol fundamental, pues somos quienes podemos iniciar el cambio y tenemos la capacidad de dejar viejos odios, perdonar y cultivar nuevos valores que cambien nuestra sociedad”, fue la respuesta de María Alejandra, a una de las preguntas de la convocatoria.

 

La Cumbre ‘One Young World’, que eligió como sede a Bogotá este año, tiene como objetivo promover la participación de jóvenes líderes para empoderarlos como transformadores sociales. En el desarrollo del evento se abordarán temáticas de problemáticas de importancia mundial como la disminución de la pobreza, desarrollo económico, medio ambiente, liderazgo y gobierno, paz y seguridad, y educación.